Cycas Cycas

CYCAS


Cyca Revoluta - Fotografía de G. Gaelen Meiser

BREVE HISTORIA DE LAS CYCAS

Las cycas son unas reliquias vivientes. Son de las plantas con semilla, más primitivas que tenemos en la actualidad. Con más de 300 millones de años de existencia, las cycas aparecieron antes que los dinosaurios. En esa época eran un componente importante de la flora. A lo largo de los períodos Triásico y Jurásico constituyeron el 20% de la vegetación. Por eso, tanto al Triásico como al Jurásico, con frecuencia denominamos "Época de las Cycas". Las cycas junto con las Coníferas y las Ginkgoales, fueron las plantas que dominaron la era Mesozoica. Los dinosaurios se alimentaban de ellas, y junto con éstos, tuvieron su esplendor durante el Jurásico. Las cycas fueron una de sus principales fuentes de alimentación. En la actualidad, ya no son tan abundantes ni diversas.

Las primeras cycas aparecieron en Pennsylvania, llegando a extenderse desde Alaska y Siberia hasta el Antártico. Se han encontrado fósiles de cycas en cada continente; esto fue posible gracias al clima cálido de aquella época. Han aparecido hojas, conos, semillas, troncos, etc... Entre las cycas encontradas, hay diecinueve especies ya extintas, además de los once géneros que se conservan actualmente.

Por su aspecto, las cycas nos recuerdan a las palmeras y helechos. Son plantas muy longevas, en el Royal Botanic Garden de Kew (Inglaterra), hay un ejemplar de más de 220 años.

La polinización de las cycas, que ha conseguido perdurar a lo largo del tiempo, no puede deberse a un golpe de suerte; ni llevado acabo solo por el viento. Esto lo confirma la presencia de cycas en bosques tropicales, donde no es frecuente, ni intenso el viento. Diversos estudios han demostrado que apenas hay polen de cycas en el aire en estas zonas. Interacciones con otros seres vivos, o interacciones bióticas, juegan un papel importante en la biología de las cycas; y en especial, en la polinización y en la dispersión de sus semillas; así como también, en la adquisición de nutrientes nitrogenados. Recientemente se ha sugerido que los escarabajos; y en concreto, algunas especies de gorgojos y abejas, pueden contribuir en forma notoria en la difusión del polen.

Las cycas macho producen su polen en una enorme estructura cónica, que se desarrolla en el centro de una corona de hojas rígidas, parecidas a la de las palmeras. En aquel tiempo, ninguna planta de la Tierra había desarrollado aún flores de colores, pero sí otras estrategias como las de las cycas. Estas, cuando el polen ya está listo para su distribución, elevan la temperatura de su cono central en más de dos grados; algunas, en vez de elevar su temperatura, producen un olor fuerte y desagradable. La elevación de temperatura atrae a los gorgojos, que aterrizan en el cono dándose un banquete con el polen derramado, quedando su cuerpo cubierto del mismo durante el proceso. Luego, echan a volar hacía otras cycas en busca de más alimento, llevando el polen de la primera encima, y entregándolo a la segunda de un modo mucho más efectivo que si lo hiciera el viento.

Las semillas de las cycas son bastante grandes, y normalmente tienen colores llamativos: rojo, púrpura y amarillos son comunes. Estas semillas coloreadas se presentan en los conos maduros de las cycas, los órganos fructíferos nacen separados unos de otros, los colores vivos atraen a los pájaros y a una gran variedad de mamíferos, que se ocupan gratuitamente de dispersar las semillas.

Una de las más notables interacciones bióticas, es la asociación de las cycas con bacterias fotosintéticas, como la "Anabaena". En las cycas, estas bacterias están escondidas, en raíces especiales modificadas, con aspecto de corales, hecho que les da el nombre, "raíces coralinas". Estas raíces se desarrollan más, fuera de la tierra que dentro de ella. Esta exposición a la luz, es lo que necesitan para desarrollar su actividad. A cambio de proporcionarles las cycas, el hábitat adecuado a las bacterias, obtienen de ellas el nitrógeno.

Las cycas crecen en un rango amplio de climas tropicales y subtropicales. Si bien su presencia no es tan significativa en la actualidad; en lo que aún sí destacan, es en su tamaño. En la actualidad podemos encontrar cycas de forma silvestre en casi todos los continentes, excepto en Europa y Antártida. Sin embargo, sus hábitats se ven restringidos solo a ciertas áreas, en los trópicos y subtrópicos. Muchas cycas crecen en exteriores, en California y sur de Estados Unidos; aunque, parecen no tolerar mucho el clima en otras zonas de este país.

Hoy en día, solo un puñado de cycas subsiste, y muchas se enfrentan a una posible extinción en estado silvestre (Ej. las "microcycas" al oeste de Cuba). La razón por la cual, las cycas se ven amenazadas, es que viven en hábitats en peligro, como los bosques tropicales. Además, las cycas tienen un crecimiento muy lento, y su reproducción es poco frecuente y exitosa. Igualmente, los coleccionistas sin escrúpulos son un peligro latente para su conservación.

Algunas especies de cycas silvestres se han extinguido recientemente. De todas formas tienen a su favor, en las que quedan, el atractivo de sus hojas y su porte en general. Lo que ha convertido a las cycas en ejemplares codiciados, para parques públicos y jardines particulares; convirtiéndose estos en un refugio para ellas. Programas de reproducción de distintas especies de cycas, llevados acabo por diversos institutos, luchan por su conservación. Es difícil, debido a la necesidad de mantener presente la variedad genética, en las poblaciones naturales. En la actualidad, existen cinco géneros de cycas amparados por una Ley Internacional, que prohíbe su recolección en sus hábitats naturales, tanto de semillas como de ejemplares completos; así como la comercialización de los mismos.

Es posible que todos estos esfuerzos no sean suficientes para evitar su extinción. En el jardín Botánico de Florida, el "Fairchild", se mantiene la colección de cycas más completa del mundo. Este paraíso ornamental, fue fuertemente azotado por el huracán Andrew en 1992, y la mayoría de las especies de cycas fueron seriamente dañadas o eliminadas. Tan pronto lo permitieron las condiciones metereológicas, un equipo de botánicos de Missouri se desplazó en helicóptero al "Fairchild", con el fin de salvar tantas especies de cycas como fuese posible. En la actualidad, son numerosos los centros de jardinería que tienen ejemplares interesantes de cycas, por citar algunos: el "Carnavon National Park", el "Fairchild", etc...

Estos "fósiles vivientes", además de su perdurabilidad en el tiempo como especie, a nivel individual son plantas extremadamente longevas. Existe en la actualidad, en el Royal Botanic Garden de Kew (Inglaterra), un ejemplar de más de 220 años.

La Cyca Revoluta es nativa de Japón, su nombre común es "Sago Palm". Su importancia se debe, no solo al interés como planta ornamental de interior y exterior; sino también, como sobreviviente de una época en la que desaparecieron muchas especies tanto animales como vegetales. Por eso, hoy muchos estudios se orientan hacia las cycas, para conocer como realizan la fotosíntesis, el intercambio gaseoso, etc... y es que pueden darnos claves, y encaminar diversos estudios de ingeniería genética, orientados a aumentar la resistencia y adaptabilidad de las especies en condiciones ambientales adversas; en lo que las cycas han demostrado, ser unas especialistas.

Cyca Revoluta "macho" - Fotografía de Lynn McKamey             Cyca Revoluta "hembra" - Fotografía de Lynn McKamey

CARACTERÍSTICAS Y MORFOLOGÍA

Las cycas son plantas dioicas y gimnospermas; al llegar la madurez, se diferencian los cuerpos reproductores (esporófitos) en el centro de la corona; y desarrollan, una estructura en forma de cono. Las cycas desarrollan un tronco derecho que oscila entre 1" a 12" dependiendo de la edad. Más que un crecimiento continuado del follaje, como es común a muchas plantas, las cycas producen periódicamente una nueva capa de hojas, situadas al mismo nivel, llamada verticilo. Foliolos planos con hasta 25 cms. de longitud, curvados y espinosos; color verde intenso tornándose más pálido en las partes inferiores. Aspecto general plumoso. Eventualmente hijuelos o bulbos crecen en la base del ejemplar; y rara vez en la corona o copa. La aparición de hijuelos es fuente de nuevas plantas y nos da la posibilidad de reproducir un mismo ejemplar. Las flores no poseen valor decorativo.

A pesar de todo, de la edad o el tamaño, la cyca revoluta es una de las plantas más fáciles de cultivar, en interiores o exteriores, por expertos o aficionados. Se adaptan a un amplio rango de temperaturas (entre -11 y 42°C), admite pleno sol o sombra. Es capaz de prosperar con buenos cuidados, y soporta la negligencia.

Hay variedades de cyca revoluta extremadamente raras. Entre las numerosas cycas que han crecido en el Rhapis Garden, durante los últimos 20 años, solo unas pocas presentan follaje con rayas. La más interesante tiene rayas amarillas. Otras las tienen en un azul-verdoso brillante; de cualquier forma, estas cycas presentan hojas más bastas y burdas, que las cycas normales.

CUIDADOS Y PRÁCTICAS CULTURALES

PROPAGACIÓN: Son plantas dioicas, tienen las flores masculinas y las flores femeninas en pies separados.

La propagación de las cycas, mayormente es por semilla, aunque también puede hacerse por hijuelos. Escisiones en el tronco han estimulado la formación de bulbos. Los hijuelos se pueden recolectar a principios de la primavera, se dejan secar por varios días, se mojan en agua con polvos enraizantes, y posteriormente se plantan. Se deben plantar en tierra bien drenada. Se deja secar la tierra casi totalmente antes de regar; y así, hasta que emitan sus primeras raíces.

En el sur de Texas, las cycas comienzan a florecer y producir conos, a fines de Mayo, cuando llega el momento de la polinización. A veces la polinización se torna difícil por la falta de sincronización, entre la liberación del polen y la receptividad de los conos femeninos. Las semillas germinan a lo largo del verano, y están listas para ser transplantadas entre noviembre y diciembre. Pueden ser plantadas inmediatamente, o pueden ser conservadas en un lugar fresco y seco hasta febrero (a una temperatura de unos 5"C). El tiempo de germinación dura de 3 a 6 meses; pero después, necesitarán más de 3 años para crecer, y alcanzar 1" de diámetro.

RANGO DE TEMPERATURAS: Entre -11 y 42°C. Las cycas soportan bajas temperaturas.

HUMEDAD: Desde suelos secos a húmedos. Las cycas son sensibles a la escasez de agua cuando emiten un nuevo verticilo.

LUZ: Las cycas pueden crecer en pleno sol, o en interiores con luz de mañana o tarde.

LONGEVIDAD: Las cycas son extremadamente longevas; y ejemplares de muchos años, pueden adoptar formas de crecimiento realmente curiosas; como por ejemplo, varios troncos o cabezas en una misma planta.

HOJAS NUEVAS: Emergen todas simultáneamente y con un patrón circular. Estos nuevos verticilos son muy sensibles; hasta que se endurecen, unas semanas después de su aparición. No se debe remover ni perturbar al ejemplar mientras realiza este proceso. También es conveniente que reciba luz en la parte superior; una luz tenue dará lugar a un follaje largo, mientras que con luz intensa obtendremos hojas más cortas. Si la cyca se está desarrollando en el interior, y la luz proviene de una ventana, debemos girar la planta con frecuencia, ¼ de vuelta, hasta que las nuevas hojas se endurezcan. De no ser así, la cyca se inclinará hacia el foco emisor de luz. También es importante cuidar el agua durante este proceso, su falta podría dar lugar a marchites, amarillamiento o achaparramiento.

VELOCIDAD DE CRECIMIENTO: Las cycas son extremadamente lentas. El récord de crecimiento se ha observado en una producción comercial en el sur de Texas. Con unas excelentes condiciones ambientales: veranos calurosos, inviernos suaves y bajo un 30% de sombra. Se obtuvo un crecimiento anual de 3 cms. de altura, y tres coronas nuevas de verticilos. Su crecimiento en maceteros e interiores, es extremadamente lento, desarrollando con suerte una corona de hojas al año. Estas características las hace especialmente adecuadas como Bonsáis.

AGUA Y FERTILIZANTES: Las cycas están directamente relacionados con la cantidad de luz recibida. Desafortunadamente la planta no nos da muchas pistas sobre sus necesidades. Muchas veces no reciben el tratamiento adecuado y se marchitan por falta de agua, o se tornan amarillentas por falta o exceso de fertilizantes. Por regla general se puede proceder como con los cactus.

RIEGO: Si crece en un contenedor, hay que esperar hasta que la tierra este casi seca antes de regar. Si la planta recibe sol durante el día, aunque sea parcialmente, y las temperaturas son suaves; necesitará que la reguemos al menos una vez por semana.

FERTILIZACIÓN: Se aplica normalmente en la primavera o a fines del verano. Es preferible, aplicar poco fertilizante que pasarse. En caso de utilizar un fertilizante orgánico o de lenta liberación, evitar la aplicación del mismo sobre la corona, donde se alistan las hojas nuevas para salir.

  1. Las hojas viejas se pueden amarillear por exceso de agua o de fertilizante.
  2. Las hojas nuevas se amarillean por exceso de fertilizante o condiciones pobres del suelo.

INSECTOS: Está limitado a ataques ocasionales de mealy bugs. Si se usa algún insecticida especial, hay que usarlo con sumo cuidado, siguiendo las instrucciones del envase. Siempre regar la cyca antes del tratamiento; el cual, debe llevarse a cabo muy temprano en la mañana. La combinación de calor, sol y un insecticida puede quemar las hojas. Si la cyca sufre el ataque de algún insecto u hongo, hay que remover uno o dos y llevarlos a un buen vivero, para su identificación y tratamiento.

TRANSPLANTES: Es mejor hacerlo en primavera-verano. Las cycas prefieren un enraizamiento concentrado y recogido, deben ser transplantadas a un contenedor, solo un poco mayor que el sistema radical. En caso de recortar las raíces conviene hacerlo en forma proporcional en la parte aérea.

UTILIDADES DE LAS CYCAS

  1. Su principal función -- expuesta a lo largo del presente trabajo -- es decorativa, como planta ornamental en parques públicos y jardines particulares.
  2. Como materia de estudio, debido a su supervivencia a lo largo de tantos años, aclimatándose a ambientes y condiciones de suelo muy diferentes, y superándolas con éxito. Esto hace que sean temas de interés: su sistema de fotosíntesis, intercambio gaseoso, absorción de nitrógeno, adaptación a la escasez de agua, luz, etc...
  3. Algunos pueblos de Papúa Nueva Guinea, como los Sawiyano y los Youna, utilizan ciertas especies de cycas como su principal fuente de alimentación, extrayendo harina de la médula. Estos pueblos, también utilizan sus espádices como base para decorativas pinturas, que forman parte importante de su arte.
Si tiene una Cyca Revoluta en casa o ha visto una que le haya llamado la atención, fotografíela y envíeme su imagen, que con mucho gusto la publicaré.

JOSÉ ESTEVAN MELGAREJO MEZA

CYCAS 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13

CONTÁCTEME
Palmeras Cycas